En siete lineas ¿Qué es ser ciudadano inteligente en el siglo XXI?

Hoy inauguramos la serie Formar a ciudadanos inteligentes en el siglo XXI, en la que vamos a pedir a pensadores, profesores y hacedores relevantes – desde CEOs de empresas a Presidentes de Asociaciones y Fundaciones de la sociedad civil, además de otros colectivos- que contribuyan a darnos sus ideas en siete lineas sobre cómo formar a ciudadanos inteligentes en el mundo XXI.

La serie se inaugura con un artículo de @OlgaG en el que se habla de la iniciativa sin precedentes de inicitiativa de Hadi Partovi desde Code.org, también se comparte el trabajo que sobre este tema ha realizado este año la autora del artículo: Smart Citizens.

Medialab Prado

El código, ser fluentes en el lenguaje de la computación, es a nuestro entender en TicWisdom un requisito muy importante en el mundo del siglo XXI, como en su momento lo fue el aprender a escribir.

En el curso de iniciación a las redes sociales para profesores de posgrado de la Universidad Internacional de Andalucía, cuya formacion en redes  sociales coordinamos no tenemos un capítulo dedicado a codificación con ordenador, -aunque lo tocamos en cada práctica, y en cada uno de los capítulos. El curso abre la matriculación para su segunda edición tras una primera edición muy bien valorada por los alumnos.

El código es muy importante, y para que lo entendais mejor os invitamos a que conozcais esta inicitiativa de Hadi Partovi, de www.Code.org de 2013, que en menos de medio año ha logrado lo siguiente a partir de una idea simple: conseguir introducir a diez millones de estudiantes a una hora de ciencias de la computación -la gramática de los ordenadores-

Lo llamó La Hora del Codigo:

Este es el video de inauguración de Hour of Code  [2min], que compartimos con vosotros.

En esa época, hace solo unos meses Code.org estaba compuesta por un grupo pequeño de personas y muchos pensaron que el Sr. Partovi estaba loco. Sin embargo hoy es un movimiento que ha crecido con gran impulso: Ha logrado:

– Un Google Doodle

– Que cada tienda Apple en Estados Unidos ponga en marcha un taller de una hora de código -Hour of Code

– Que el mismo President Obama pidiese a cada estudiante que eprenda a programar (a la vez que los responsables de educación le apoyaban desde el otro lado, con la fuerza de la máquina institucional )

Como resultado, ha llegado la Hora del Código -Hour of Code. La idea se está convirtiendo en realidad. Esta misma semana 5 millones de estudiantes — en 34,000 clases y en 167 países — serán lo primeros que experimenten La hora del Código. Se trata de un projecto increible, como lo es la evolución humana a fuerza de nuevas ideas, con el que Code.org va a ser capaz de llegar a millones de estudiantes en todo el mundo para animarles a conocer las ciencias de la computación.

Hadi Partovi está convencido de que una hora puede ser suficiente para cambiar la vida de un estudiante, como le ocurrió a él en el pasado. ¿Cómo ha sido posible que esta campaña iniciada por Partovi  y su pequeño equipo fuese capaz de lograr un apoyo casi sin precedentes? Ha habido CEOs, celebridades, líderes mundiales, profesores; padres; estudiantes; de miles a millones… impulsando una idea simple:  que la ciencia de la computación debe estar a disposición de cualquier estudiante en el siglo XXI. Es una idea que apoyo, especialmente en las ciencias sociales y humanidades, por que nos va a permitir dar un salto cualitativo y plantearnos nuevas preguntas -y a encontrar buenas respuestas- sobre un mundo donde se han producido de forma confluyente varios cambios de paradigma al mismo tiempo.

Hadi Partovi nos cuenta que apenas ha dormido, pero ya ha empezado a soñar:

“The week has just started, but already 1.6 mm students have done the Hour of Code, and written 47 mm lines of code. Help us reach 10 million students, and 1 billion lines of code. Give it to the people. Spread it across the country.”

Enlaces recomendados en este mismo blog: Educar en red. La experiencia en #redUNIA

                                                                                                                 Un artículo firmado por @OlgaG

Leave a Reply